Un chistecito de los buenos

Después de 20 años de casados, una pareja estaba acostada en la cama

una noche, cuando la esposa sintió a su marido acariciarle de una

manera que no lo habia hecho en bastante tiempo.

Sus caricias eran muy sensuales, empezando por la nuca hasta llegar

a su espalda. Después acarició sus hombros, bajando lentamente hacia

sus senos y parando justo despues de su ombligo. Después puso su mano

en el interior de su brazo izquierdo, acariciando el lado de su seno,

bajando por su costado, sobre la nalga hasta llegar a la pantorrilla.

Siguió hacia arriba por el interior de su pierna parandose en la ingle.

Repitió, las mismas caricias en el lado derecho y de repente se

paró, se dio la vuelta y se puso a ver la televisión.

La esposa, que estaba muy excitada, le preguntó con una voz muy

dulce: “Lo que estabas haciendo estaba maravilloso. ¿Por que te

parastes?

 

Y él le respondio: “porque ya encontré el mando”.

Anuncios

4 pensamientos en “Un chistecito de los buenos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s