No es el mejor sitio para un monólogo

Anuncios

No hay tiempo, o no para esto.

Queridos amigos:

debido a mi trabajo y a mis guardias de fin de semana, maravillosos videojuegos, salidas de marcha, haber entrado de nuevo en Facebook que es como un miniblog, salir con alguien del sexo opuesto, fines de semana en la playa, lluvia incesante con la consiguiente dejadez y desidia que provocan en mi persona…, me veo en la tesitura de hacer un paróncete hasta que recupere el espíritu bloguero que ya no encuentro. Le echo la culpa a la falta de tiempo libre, pero también es que ahora tengo otras cosas, las cosas han cambiado bastante sobre todo por mi situación sentimental. Resumiendo, prefiero estar con Pilar que delante de este ordenador. Esa es mi prioridad ahora, y cuando yo me pongo a algo me pongo con todos mis sentidos. Esto no es una despedida, es un hasta pronto. Gracias por vuestras visitas y comentarios. Estamos a punto de hacer 30.000 visitas cosa que me llena de orgullo y satisfacción, así que no creo que pare para siempre pero si hasta que me apetezca volver o esporádicamente.

Un saludo y nos vemos.

Manuel “El Geek”

Un reloj 100.000 veces más preciso que uno atómico

El ultra preciso reloj Quantum-Logic podría convertirse en la referencia en lo que a medir el tiempo se refiere: mantiene la hora con un segundo de precisión cada 3.700 millones de años.

Esto es 100.000 veces más precisión de la que ofrecen los actuales relojes atómicos convencionales –unos 30.000 años, aunque los hay más precisos– que son en los que se basan los estándares internacionales.

Mientras que los relojes atómicos establecen la definición de un segundo como un número de vibraciones u oscilaciones en la radiación de un átomo de cesio, el reloj Quantum-Logic mide el paso del tiempo a partir de la frecuencia de vibración de un ion de aluminio –un átomo de aluminio cargado eléctricamente– que es de 1,1 PHz (petahercio) o lo que es lo mismo, mil billones (1.000.000.000.000.000) de veces por segundo y que es observada con un láser de luz ultravioleta que vibra a su compás.

Como curiosidad, los investigadores en realidad no saben cuántas veces por segundo hace tictac su reloj debido a que la actual definición de “qué es un segundo” no sirve para medir la precisión de una máquina que es aún más precisa.