Home Sweet Home Cinema

Queridos amigos, he comprobado que en mi casa se ve y se oyen mejor las películas que en el mismísimo cine, tan solo hace falta alquilar los blu-ray y a veces ni eso 🙂

También, y aparte de la calidad, se obtienen otros añadidos muy jugosos como:
– puedes ir a orinar sin perder como Bishop se queda sin cabeza en Alien.
– se pueden hacer pequeñas incursiones en la cocina para según que picoteos, latitas de zamburiñas, galletitas saladas…
– se puede parar por la mitad para centrarse uno en calentones amorosos que llegan más de una vez sin avisar.
– se puede beber alcohol todo el que quieras bien fresquito y nadie te dice ni pío, bueno, tu mujer a partir del tercero si empieza a decirte cosas que tu ya en tu estado no entiendes…
– los asientos son muy cómodos y de piel de primera calidad y no de esos de pelo gris tan feos y tan incomodos, además puedes adoptar postura fetal lateral o incluso invertido si se desea.
– Puedes ver las pelis desnudo, sin que nadie te juzgue, nadie se fijará como calzas y hacia que lado.
– disponibilidad de brasero en modo automático para que tu cuerpo tenga la temperatiura perfecta…
En definitiva, un abanico de servicios y posibilidades que el cine no te brinda a día de hoy…
A esto le sumas lo que vale las entradas del cine (3d ni te cuento)+combo palomitas+cocacola zero+chupachup kojak+ arasú del duro marca ZARA y es que te dejas el dinero extra de la guardia del fin de semana.

El cine ya no es lo que era desde que llegaron los home cinema…

Anuncios